Muchos son los españoles que acuden al segmento de los urbanos para adquirir uno y utilizarlo para el día a día: trabajo, comprar, o incluso alguna escapada. Pero, ¿y si queremos un urbanita diferente? Más exclusivo, tecnológico y con una calidad de acabados impecable… Pues tiene fácil solución: El Mazda 2.

El urbanita de la marca japonesa es de esos pequeños utilitarios que tienen de todo y son capaces de todo. Sus cotas son: 4,06 metros de largo, 1,69 metros de ancho y 1,49 de alto. Varios acabados para escoger: Style, Style +, Luxury, Luxury + y Sport Red Edition. En cuanto a motorizaciones, está disponible en gasolina el 1.5 Skyactive G, de 75, 90, 105 o 115cv, con cajas manuales de 5 o 6 velocidades y una automática de 6 velocidades (solo para el de 90cv). En diesel tenemos el 1.5 de 105cv con caja manual de 6 velocidades.

Nuestra unidad del Mazda 2 cuenta con el acabado Luxury y con el motor más potente, el 1.5 Skyactive G de 115 unido a una caja de cambios manual de 6 velocidades.

 

El exterior está ambientado en el diseño Kodo, en el cuál la marca está basando sus modellos. Sin embargo, para Mazda es una filosofía. El arte del movimiento y la sensación de placer de la conducción de este Mazda pretenden crear un vinculo entre el coche y su conductor, cual jinete con su caballo, lo que la cultura nipona denomina “Jinba ittai”. El diseño exterior es muy llamativo y atractivo, con detalles en la parrilla delantera en plateado y fibra de carbono. Los faros delanteros son Full led, muy eficaces. Contamos con llantas de 16 pulgadas y un color Machine Gray de la carrocería. En la parte trasera se aprecian los bonitos faros traseros y la cola de escape, donde el Skyactiv G nos deleita los oídos con un sonido finísimo.

Si no sabéis en que consisten los motores Skyactiv G de Mazda, os ponemos al día: son motorizaciones de nueva generación que consiguen estar al día con las normativas de emisiones y bajos consumos sin recurrir al turbo. Esta eficiencia se basa en una relación de compresión más alta, 14 a 1, un colector de escape que logra evacuar mas eficientemente los gases , y una mejora de elementos del motor que producen una menor fricción, consiguiendo consumos mas reducidos con una mayor potencia. Además, Mazda ha anunciado la generación Skyactiv x , que llegará en 2019 con encendido por compresión y llegando a mejorar consumos de los coches propulsados a gasóleo.

En cuanto al interior, destaca una calidad de acabados enorme, con una estética lujosa gracias al Pack White que equipa nuestra unidad. El puesto de conducción del piloto es sobresaliente, con una instrumentación simple pero bien definida, y con acceso a todo sin desviar atenciones, además de que contamos con un head up display. El volante es correcto, con un buen tacto y mandos en el volante. En la consola central contamos con una pantalla de 7” táctil, en una posición alta para no desviar la vista de la carretera en exceso. Está muy completo y además nos informa del sensor de parking trasero cuando introduzcamos marcha atrás. El climatizador es sencillo pero muy eficaz. La palanca de cambios es de buen tacto y de recorridos correctos. El freno de mano es manual.

Los asientos son de cuero blanco gracias al Pack White. Agarran perfectamente y son muy confortables. Contamos con huecos suficientes para dejar objetos pequeños y una guantera del copiloto correcta. Las plazas traseras son iguales que las delanteras, con cuero blanco y muy bien detalladas. Son muy cómodos, incluso la plaza central. Incluso en viajes son geniales. Cuenta con anclajes isofix y enganches para colgar alguna percha.

El maletero tiene una capacidad total de 280 litros, con unas formas regulares y buenos rematados. Contamos con una luz con interruptor y unas correas para sujetar algún objeto. Debajo se encuentra el kit antipinchazos.

Una vez en marcha, se nota una buena puesta a punto de este urbano nipón. El motor 1.5 Skyactiv G gasolina es de 4 cilindros atmosférico y 115cv, que nos los entrga a las 6000 vueltas, y 148nm de par a las 4000. Empuja perfectamente a bajas vueltas, y si lo estiramos se vuelve muy juguetón y nos agrada con un buen sonido. Los consumos sorprenden, pues en mixto nunca nos llegaba a6 litros. En ciudad 6,4 mientras que en carretera le costaba llegar a 5 litros. Si realizamos conducción deportiva si que puede subir bastante el consumo, como cualquier coche.

La dirección es muy correcta, equilibrada y precisa, a pesar de que no podemos seleccionar modos de conducción. Las suspensiones acompañan al confort, y son muy agradables tanto en ciudad como en viajes largos. Los frenos realizan muy bien su función a pesar de que contamos en las ruedas traseras con tambor. La caja de cambios es manual de 6 velocidades, con unos pasos de marcha cortos y precisos. Es muy placentero el cambio de marchas, pues entran con una suavidad increíble. Muy destacable en este Mazda 2. Las ayudas a la conducción que contamos en este Mazda son: sensor de lluvia y luces, sensor de ángulo muerto, aviso de cambio involuntario de carril y sensor de parking trasero. Muy completo y seguro.

En cuanto al precio de nuestro Mazda, con el acabado Luxury, el motor de 115cv y el Pack White, junto al resto de extras, tiene un precio de 19.800€, sin duda un buen precio para un utilitario exclusivo y con mucha calidad.

 

Share This