Marruecos es un país muy cercano al nuestro y tan distante en el tiempo, que al menos una vez en la vida se debe de venir a visitar para conocer una cultura diferente, y sobre todo unos paisajes paradisiacos gracias a la poca explotación del terreno, vamos que es un lugar ideal para venir a probar un 4×4 como el que vamos a probar en esta aventura, el nuevo Suzuki Jimny. En este Jimny Desert Experience recorreremos gran parte del sur Marruecos combinando todo tipo de pistas para probar a fondo las cualidades de un 4×4 puro y duro como es este Jimny. Dicho Todo terreno puede presumir de tener una cotas perfectas para realizar excursiones fuera de asfalto con obstáculos, por lo que jamás verás pasando a un Suv o a algún que otro 4×4. Su ángulo de entrada es de 37 grados, el ventral de 28 grados y el de salida 49 grados y su altura libre al suelo es de 21 centímetros, por lo que rozar los bajos de este Jimny va a ser prácticamente imposible. Otra ventaja con la que juega el Jimny es que tiene un peso muy reducido (1165kg) y su pequeño tamaño con el que podremos pasar por lugares estrechos y llenos obstáculos.

El primer día tuvimos el primer y único percance con uno de nuestros Jimnys, y es que pinchamos una de las ruedas, vamos que fue un problema leve que solucionamos en apenas 10 minutos. En todo el recorrido restante no tuvimos ni un solo percance más, algo sorprendente después de realizar con 12 Jimnys una ruta de 1022km pasando por zonas que de fáciles no tenían nada. Este primer día nos dirigimos hasta Dades y en ese camino hasta allí, pasamos por lugares paradisiacos combinando todo tipo de pistas y sorprendiéndonos gratamente por lo bien que se comporta el Jimny, y es que realmente es casí imposible rozar en los bajos, y el motor respondió la mar de bien. En este tramo prácticamente con la tracción trasera y en algunos tramos con la tracción 4×4 pasamos de sobra. Únicamente introducimos la reductora en una zona que combinaba barro y un pequeño desnivel con piedras de un tamaño considerable.

El segundo día llegaba una etapa muy dura, donde recorrimos gran parte del sur del territorio marroquí, 332km para ser exactos, desde Dades hasta Merzuoga. En total realizamos unas 10 horas a los mandos del Jimny, pasando por paisajes espectaculares como las gargantas del Dades y realizando una larga conducción fuera de asfalto comprobando que este Jimny es un 4×4 de verdad, que no se resiste a nada. En este viaje pasamos mucho tiempo en el coche, y he de deciros que este Jimny es perfecto para realizar aventuras extensas, gracias a una suspensión, tanto delantera como trasera, de eje helicoidal y resorte rígido, que son confortables, blanditas y filtran correctamente las imperfecciones del terreno, para no dejarnos la espalda realizando una conducción offroad. El interior del Jimny homologa 4 plazas, y os podemos asegurar que este Jimny es perfecto para 2 personas, ya que el maletero con las 4 plazas es de tan solo 85 litros, pero si abatimos dichas plazas traseras obtendremos más 800 litros para disfrutar de este Jimny en viajes largos. En definitiva, este Jimny es apto para todo lo que necesites por todo tipo de pistas.

En esta aventura, nos acompañaban dos Jimny de la organización algo modificados por si tenían que ayudarnos a sacarnos de algún apuro a los demás. Llevan suspensiones más firmes y con 5cm más de altura libre al suelo, a la vez que montan neumáticos específicos para fuera de asfalto. Además de esto llevaban bola de remolque y una baca con un montón de material por si alguno de nosotros nos quedábamos atascados en cualquier zona, y por suerte ya os adelanto que no tuvimos que usarlas porque el Jimny sale de todo lugar donde le metas. Llegando a nuestro destino divisamos las dunas de Erg Chebbi, las cuales nos impactaron visualmente nada más verlas por su espectacular relieve. Después de este día tan duro, tocaba descansar en un hotel pegado a las dunas de Merzouga, que sin duda son espectaculares.

El tercer día fue lo más bestial de todo el viaje, ya que circulamos por las dunas de Merzouga durante gran parte del día. Las instrucciones de los monitores eran claras, pues para circular por dunas debemos de bajar las presiones de los neumáticos, desconectar el ABS Y ESP y conectar la reductora de nuestro Jimny. El truco para pasar por ellas es salir en primera y rápidamente cambiar a la siguiente marcha para no quedarnos empanzarnos en la arena. Otro consejo es que nunca pisemos por donde ha pisado anteriormente otro vehículo, ya que el coche tracciona peor que por zonas vírgenes. Y aquí es donde comprobamos que el Jimny no tiene límites y que gracias a su bajo peso y a una tracción a las cuatro ruedas que va francamente bien, y es que el coche pasa sin problema por las dunas del Sahara, y si realmente vemos que el coche no puede con ello, es tan sencillo como retroceder para volver a coger la inercia, y si ya ni con esas sale el coche, no hay más que empujar el coche entre varias personas, para intentar sacarlo, pero como os decía anteriormente, no tuvimos que usar ni las planchas ni las eslingas para sacar a nadie de estas maravillosas dunas. Y para finalizar el día acabamos montando a camello, y durmiendo en unas jaimas en medio del desierto.

Al día siguiente tocaba volver a Dades, por lo que sería otra etapa dura, donde pasamos de nuevo por dunas, zonas con rocas y lo más importante es que llegamos a un mirador donde supuestamente no ha llegado nadie y lo quisimos bautizar como el mirador del Jimny. Más alla de eso el Jimny seguía demostrándonos que le encanta moverse por zonas complicadas. Uno de los sitios más interesantes por los que pasamos fue un lago de arena, un escenario extraño pero precioso, por el cual se puede circular a velocidades altas sin problemas mientras disfrutábamos de un paisaje único y llamativo.

Al final de esta gran aventura los coches consumieron de media 7,4 litros, un consumo que no está nada mal contando que fuera de asfalto con un 4×4 los consumos son muy sensibles y se elevan bastante. El motor gasolina de inyección indirecta con 4 cilindros y 102cv de potencia se comportó de maravilla en esta experiencia, moviendo correctamente al coche en todo tipo de circunstancias y queremos destacar que después de más de 1000km recorridos, al coche no le crujía ni un plástico.

Si quieres conocer más a fondo este Jimny os dejamos el link de la prueba escrita que hicimos en su día:https://www.loadingcars.es/asistimos-a-la-presentacion-nacional-de-un-4×4-muy-deseado-el-nuevo-suzuki-jimny-2019/

Share This