El Peugeot 2008 es el SUV del segmento B de la marca Francesa.  La primera generación llegó a nuestras carreteras allá por el año 2013, siendo uno de los pioneros de los “todocamino” de este segmento tán competitivo; y todo un éxito en ventas.

Tras una larga vida comercial, llega su segunda generación. Y es que poco o nada tiene que ver este modelo con su predecesor, cambiando radicalmente en todos los aspectos. El 2008 es ahora mucho más grande, más imponente, y exhibe un nivel de calidad sin precedentes en la gama.

El 2008 crece en tamaño, midiendo 4.3m de largo, 1.55m de alto y 1.77m de alto; y se ofrece en 4 acabados: Active, Allure; Gt Line y GT. Las motorizaciones disponibles son variadas, teniendo como opción dos motores diésel de 100 y 130Cv y 3 motores gasolina de 100, 130 y 155. A su vez estos pueden equiparse con un cambio automático por convertidor de par llamado EAT8. Como novedad, podremos elegir un motor eléctrico de 100Kw que a diferencia de la gama 208, podremos equiparlo en cualquier nivel de acabado.

El 2008 adopta la nueva imagen de marca introducida con el 508 y que pudimos conocer en el 208: una firma lumínica inconfundible con las 3 garras del león prolongadas en sus extremos con unos “colmillos” que confiere un frontal agresivo y deportivo. El lateral pierde el techo a dos niveles y gana en robustez gracias a un prominente morro, unas líneas de diseño en el lateral y a unos pasos de rueda bien marcados. Además, el techo en negro brillante contrasta de maravilla con el color Orange Fusión, dando la sensación de flotar. Finalmente en la zaga encontramos otra vez la seña de identidad de la marca en las ópticas, un gran parachoques trasero y unas salidas de escape dobles que en su acabado GT son reales.

En el apartado lumínico el 2008 es sobresaliente, ofreciendo iluminación full led con luces automáticas que alumbrarán de maravilla en nuestros desplazamientos nocturnos.

El interior del 2008 también cambia radicalmente, aumentando en calidad y tecnología; con buenos materiales empleados y ajuste de los mismos. Destaca en este habitáculo el nuevo sistema i-Cockpit 3D, el cual utiliza dos capas superpuestas en las que se proyecta información vital sobre la capa superior con lo que Peugeot nos asegura que se reduce el tiempo de rección en medio segundo.

El sistema de infoentretenimiento está orientado hacia el conductor y tiene un tamaño de 10″. Este sistema incluye todas las funciones y aplicaciones del 2008, obligándonos a pasar por ella para ajustar todos los parámetros del vehículo.

Los asientos en estas plazas delanteras tienen un corte deportivo en este acabado GT, acabados en alcantara mistral mixta con cuero y pespuntes en verde adamite. Sus reglajes son manuales y recogen bien nuestro cuerpo, además de poseer calefacción en tres intensidades.

plazas traseras

En las plazas traseras encontramos el diseño de las plazas delanteras, con un buen mullido de la banqueta y buen espacio para rodillas y cabeza. El techo queda algo próximo a nuestras cabezas por la ventanilla, pero gracias a estas y a la posibilidad de equipar un techo solar panorámico practicable la sensación de espacio percibida es mayor. La plaza central es más cómoda de lo habitual ya que no encontramos un reposabrazos integrado en ella. Como detalles disponemos de dos tomas USB tras el cofre central, dos redecillas tras los asientos delanteros, anclajes Isofix y un pequeño hueco en la parte inferior de la puerta para guardar objetos.

El maletero dispone de una capaidad de 434L, con formas regulares y bien aprovechadas mediante huecos accesorios a los laterales y la posibilidad de colocar el suelo en dos posiciones. Bajo este encontraremos una rueda de repuesto tipo galleta. Si abatimos las plazas traseras, el maletero quedará muy enrasado aumentando su capacidad hasta los 1496L.

En la versión GT disponemos del motor más potente de la gama: el 1.2 Puretech gasolina y tres cilindros con 155CV. Este potencia es entregada a las 5.500rpm y ofrece un par máximo de 240Nm a las 1750rpm, un rango bastante bajo desde que empieza a empujar con alegría.

Asociado a este motor nos encontramos con el cambio automático por convertidor de par EAT8, de 8 relaciones y 3 modos de conducción: eco, neutro y sport.

En el modo Eco, la transmisión utiliza la marcha más larga posible para realizar menores consumos, y en el modo sport realiza la función contraria, revolucionando algo más el coche para tener mayor control y potencia bajo nuestro pie derecho.

Los consumos homologados para este motor según el ciclo WLTP son de 6,2L en conducción mixta; cifra bastante cercana a los consumos obtenidos en nuestra prueba, que rondaron los 7L en conducción por vías rápidas (un consumo bastante aceptable para la potencia que tenemos asociada). Si es cierto que el consumo se dispara en conducción urbana, rondando los 8L de media.

La dirección es precisa, ofreciendo tres modos de dureza asociados al modo que tengamos seleccionado; y la suspensión es a su vez muy cómoda, ofreciendo una gran calidad de rodadura por terrenos algo rotos.

En cuanto ayudas a la conducción, el 2008 no escatima en nada. Contamos entre otras con:

  • Aviso de ángulo muerto
  • Cámara de visión trasera 360 con sensores delanteros y traseros
  • Control crucero adaptativo con sistema de guiado en el carril.
  • Aviso de precolisión
  • monitorización de la atención del conductor.
  • etc…

El Peugeot 2008 parte desde los 19.850€ en su acabado Active, llegando hasta los 38.850€ para la versión GT con el motor eléctrico.

Share This