El Peugeot 5008 es el SUV del segmento D de la marca del león. Acaba de recibir un restyling para actualizar tanto su diseño como su equipamiento y tecnología. Con ello, Peugeot pone a tono a este modelo, al igual que el 3008, para competir en un mercado en el que cada vez se venden más SUV.

También hay novedades en cuanto a los acabados y a la gama de motores. Hay disponibles 3 acabados: Active, Allure y GT; y dos motor diésel y dos gasolina. Los motores diésel son el 1.5 BlueHDI de 130cv y el 2.0 BlueHDI de 180cv, mientras que las variantes gasolina son el 1.2 Puretech de 130cv y el 1.6 Puretech de 180cv. Las motorizaciones de 130cv podrán escogerse con caja de cambios manual de 6 relaciones o una automática EAT8, mientras que las de 180cv sólo podrán ser elegidas con el cambio automático. No se esperan versiones híbridas ni eléctricas para esta generación, por lo que habrá que esperar a la siguiente para poder enchufarlo.

Con este restyling, el 5008 está más preparado que nunca para complicar las ventas a sus adversarios. A través de este lavado de cara, Peugeot le ha introducido un novedoso diseño para conseguir la misma estética que el 2008, como se aprecia en la parrilla delantera, con un toque más futurista pero manteniendo esa robustez que caracteriza a los modelos SUV de la marca gala. También aparece por fin el colmillo en los faros. En el lateral no apreciamos cambios y en la trasera la única novedad son los nuevos faros LED.

La unidad de pruebas que hemos podido probar es un 5008 Allure con el motor 1.5 BlueHDi de 130cv y caja de cambios EAT8.

En el interior, sus plazas delanteras presentan la misma apariencia, diseño y calidades que ya existían previas al restyling, aunque se notan los cambios introducidos, como la pantalla del sistema multimedia, de 10″ y con una forma más panorámica, con conectividad, navegación, cámara delantera y trasera… En el puesto del piloto seguimos encontrando la filosofía i-Cockpit propia de los modelos Peugeot. Como es de esperar en un SUV familiar, encontramos numerosos huecos por el habitáculo.

En las plazas traseras, el espacio es abismal. La banqueta, además, puede desplazarse longitudinalmente hasta 15cm para dar más espacio a la tercera fila de asientos si la habilitamos. Hay salidas de aire con regulador de caudal y huecos tanto en las puertas como debajo de los pies. El asiento del medio es individual, y mantiene practicamente las mismas medidas que los asientos de los laterales, por lo que es una plaza muy práctica y cómoda.

La tercera fila de asientos es perfecta para un uso ocasional o para niños o personas de estatura baja, ya que en caso contrario necesitarán que los pasajeros de la segunda fila sacrifiquen su comodidad echando la banqueta hacia delante. Para un uso esporádico están muy bien.

El maletero es de apertura eléctrica, con función de brazos cargados, y dentro encontramos una capacidad de 780L con 5 plazas, ampliables hasta 1940L abatiendo los asientos de la segunda fila. Si tuviesemos habilitados las 7 plazas, el espacio que tendríamos sería justo para una maleta o algún bolsón. El kit reparapinchazos se encuentra en el hueco situado bajo los pies del asiento lateral izquierdo.

Dinámicamente, el 5008 es un SUV grande con un dinamismo muy noble, ya que no se le nota un vehículo torpe. En este caso, estamos probandolo con el motor diésel menos potente, el 1.5 BlueHDi de 130cv, asociado a una caja de cambios automática EAT8. Es un motor que mueve dignamente al conjunto, y sorprende por sus capacidades de aceleración y recuperación, además de los consumos, que estaremos rondando en un combinado de 5,6 litros. Con este motor tendremos un SUV perfecto para todo tipo de trayectos, incluso viajes largos, que nos proporcionará un empuje correcto, incluso en aceleraciones, y unos consumos contenidos.

Es muy sencillo de conducir a pesar de sus dimensiones voluminosas, gracias también a los modos de conducción que integra, con los que podremos variar la dureza del volante y la sensibilidad y reacción del motor y la gestión de la caja de cambios, la cual es una maravilla en cuanto a suavidad y cambios de ritmo gracias al sistema de convertidor de par. Las suspensiones trabajan excelentemente y proporcionan un confort en marcha, filtrando muy bien las irregularidades del terreno. Los frenos actúan con mucha contundencia sobre los 1610kg que pesa esta unidad, por lo que no tenemos ninguna pega respecto a ellos.

En cuanto a las ayudas a la conducción, disponemos de muchas para facilitarnos cualquier tipo de viaje con este SUV: aviso de ángulo muerto, aviso de cambio de carril con guiado en el carril, control crucero adaptativo, cámara delantera y trasera con sensores, aviso SOS, luces largas automáticas… Dispone de un amplio equipamiento en este acabado intermedio, con todas las ayudas comentadas de serie. En el apartado de la iluminación, el Peugeot 5008 ofrece faros LED con luces largas automáticas, con un gran alumbrado. Los precios parten desde 29.000€. La unidad de pruebas que tenemos entre manos, con acabado Allure, motor diésel de 130cv y caja automática,  y extras incluidos, está en torno a 38.000€.

Aquí tienes la videoprueba que hemos realizado:

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies