Kia apuesta con fuerza por el segmento Suv, y  es que realmente es este segmento el que está en auge y no para de crecer en nuestro país. Por ello hoy os queremos presentar el Kia Sportage, un modelo muy acomodado en el segmento y del cual se vendieron, venden y venderán un montón de unidades. Hoy en 2019 este Sportage se muestra con un restyling del modelo de 2016 y el cual lleva un año más o menos a la venta.  Mide 4.49m de largo por 1.85m de ancho y 1.64m de alto y cuenta con una batalla de 2.67m. Se ofrece en varios acabados: Concept, Drive, Emotion, GT Line Essencial y GT Line Xtreme. Respecto a los motores encontramos dos en diésel de 1.600 centímetros cúbicos con 115 y 136cv y en gasolina un 1.6 de 4 cilindros atmosférico con 132cv y un 1.6 T-GDI de 177cv, asociados a cajas de cambios manuales de 6 velocidades o automáticas de 7 velocidades y una tracción delantera o total.

Exteriormente este Sportage es atractivo gracias a este acabado más alto y deportivo GT Line. En la parte delantera, destaca un capó a gran altura para aportarle robustez a este Suv. Encontramos elementos muy Kia como la parrilla Tiger Nose que le sienta genial, y unos faros afilados y enfadados. En la lateral destacan las llantas de 19” bicolor preciosas, montadas sobre unos neumáticos específicos para Suv Continental ContiSportContact. Destacan también unos marcados pasos de rueda sacando musculo, y las barras de techo y borde de los cristales en cromado. En la trasera lo que más llama la atención son sus faros en disposición horizontal uniéndose los dos, pero sin ser una luz funcional, y una zona más baja están los faros auxiliares para los intermitentes y marcha atrás, ya que no están integrados en los faros principales. Llama la atención también en la trasera un pequeño spoiler y difusor en la parte baja del parachoques con dos salidas de escape, que a priori parecen verdaderas, pero que si te asomas te llevas una sorpresa.

Nuestra unidad equipa el acabado más alto GT Line y con el pack premium, y está asociado al motor 1.6 CDRI con tecnología Mild Hybrid de 136cv con caja de cambios automática 7DCT y tracción AWD. El equipamiento de nuestro Sportage está supercompleto y no le falta de nada:

  • Faros delanteros full Led con activación de luces largas automáticas.
  • Control crucero adaptativo Stop&Go
  • Sistema de precolosión frontal con frenada de emergencia
  • Cámara de 360 grados y sensores de aparcamiento
  • Pantalla de 8” con navegación y plena conectividad con móviles
  • Drive Mode
  • Sistema de aparcamiento asistido
  • Asientos de cuero con calefacción y ventilación
  • Volante con calefacción
  • Climatizador bizona
  • Sensor de lluvia y luces
  • Aviso del cambio involuntario de carril con corrección de volante
  • Aviso del ángulo muerto
  • Freno de mano eléctrico con AutoHold
  • Carga inalámbrica para móviles
  • Sistema de sonido JBL
  • Aviso de tráfico cruzado
  • Aviso de fatiga
  • Techo solar abatible
  • Portón del maletero eléctrico

Viendo el interior del Sportage, se aprecia una calidad correcta en sus acabados, con goma acolchada en la parte superior del salpicadero y de tipo duro en las partes inferiores, como en cualquier Suv de hoy en día. El ajuste de todos los plásticos es bastante bueno y a la hora de rodar no se escucha ningún grillo, por lo que tenemos que aplaudir a Kia en este aspecto. En las plazas delanteras el espacio es muy bueno y estos asientos de cuero son muy cómodos, además de que cuentan con ventilación y calefacción en tres intensidades. El salpicadero tiene un buena distribución de todos sus elementos, con una pantalla de 8” en una zona alta y completamente integrada, que cuenta con sistema de navegación, las cámaras de 360 grados, que viene genial para maniobrar, y conectividad plena para todos los Smartphone. La instrumentación es analógica, pero en el centro existe una pantalla TFT con múltiple información para ver todos los parámetros del vehículo. Respecto a huecos, este Sportage no está nada mal, ya que encontramos un cofre central con un buen espacio, el de las puertas también es grande y delante de la caja de cambios podremos dejar el móvil, y si tienes suerte y tu móvil es compatible con la carga inalámbrica, podrás cargarlo en todo momento.

Las plazas traseras, son el punto fuerte de este Sportage, gracias a una puerta enorme con una apertura de prácticamente 90 grados y un acceso muy cómodo. Dentro seguimos con la tendencia del cuero, en el que también se incluye calefacción en dos intensidades para las plazas laterales, salidas de aire, un puerto USB y una toma de mechero, reposabrazos central con dos portabebidas, y huecos en las puertas. Como veis no le falta de nada a estas plazas traseras del Sportage. El espacio en ellas es enorme y se viaja supercomodo en ellas. La plaza central la dejaremos para niños o adultos de estatura media y para un viaje corto o situaciones esporádicas. Esta plazas traseras esconden otro secreto, y es que podremos regular la inclinación del respaldo para ir más o menos tumbados. En su posición más retrasada podremos ir casi tumbados e ir disfrutando del enorme techo solar abatible y gozar con los paisajes, por lo que en Loading Cars, destacamos que estas plazas traseras son de 10.

El maletero con el pack premium nos incluye apertura eléctrica y dentro encontramos una capacidad correcta, 480 litros (503 para la versión de tracción delantera) para ser exactos, con unas formas regulares y una rueda de repuesto debajo del piso del maletero, por si algún día fuera de asfalto pinchamos, no tener ningún tipo de problema.

Ya puesto en marcha con este Sportage, lo primero que notamos es su alto confort de marcha, con una buena insonoridad del exterior y del motor diésel que monta nuestra unidad, el 1.6 CRDI de 136cv. En un motor que mueve correctamente a este Sportage, con consumos razonables (6.5L/100km) y que gracias a la caja de cambios automática de 7 velocidades, de tipo doble embrague, sacaremos todo el partido a este motor diésel. Este motor es el más razonable de escoger en este Sportage por prestaciones y rendimiento. Es verdad que es un motor algo perezoso a bajas vueltas, pero que la caja de cambios automática sabe solventar sin problema alguno. Nos entrega 320Nm de par máximo a las 2000rpm y los 136cv a las 4.000rpm. La caja de cambios automática de 7 velocidades de tipo doble embrague destaca por su rapidez a la hora de cambiar marchas y por su eficacia. Es verdad que no es una caja que sea suave a la hora de introducir marchas, como si lo es la caja automática de 8 velocidades de tipo convertidor de par de su hermano el Stinger, pero es más efectiva y a la hora de realizar una conducción más deportiva se nota.

Las suspensiones tienen un tarado correcto, filtrando correctamente los baches y los frenos actúan fenomenal a la hora parar los 1668 litros que pesa este Sportage, un peso algo elevado, pero hay que tener en cuenta que un Suv grande y que encima cuenta con tracción a las cuatro ruedas. Gracias a este sistema de tracción total, el Sportage se nota un coche ágil y que no pierde tracción en situaciones de baja adherencia. En curva no se acusan balanceos en exceso, pero si que se nota que no estamos en un compacto y si en un Suv. Respecto a ayudas a la conducción a este Sportage no le falta de nada y es un coche que para realizar viajes largos en familia y para movernos en el día a día es perfecto. Por lo que a la hora de mirarte un Suv, este Sportage puede encajar con lo que buscas sin ningún tipo de problema.

En el apartado de las luces el Kia Sportage incluye con este acabado más alto, faros delanteros completos de led con función de luces largas automáticas que alumbran muy bien las carreteras más oscuras. En la parte trasera encontramos parte de la iluminación en led y otra parte en halógeno. Los precios para el Kia Sportage parten desde los 17.500 euros con el acabado más básico y el motor de gasolina de 132cv. Nuestra unidad con el acabado más alto, pack Premium y el motor diésel de 136cv con la caja de cambios automática y la tracción a las 4 ruedas tiene un precio de tarifa de unos 36.800 euros.

Gracias a la tracción a las 4 ruedas podremos circular por pistas sencillas de tierra sin ningún tipo de problema. El angulo de entrada es de 16´8 grados, el ventral de 26,1, el de salida de 17´3 y su altura libre al suelo es de 17,2cm, unas cotas que nos permitirán circular por zonas sencillas y sin prácticamente complicaciones para no comprometer a rozar los preciosos parachoques de este acabado GT Line. La tracción funciona de maravilla y cuando perdamos adherencia la electrónica enviará hasta el 50% del par al eje trasero. También contamos con un bloqueo de diferencial para pasar por zonas más complicadas (con barro) por ejemplo y no quedarnos atascados. La tracción a las 4 ruedas no solo sirve para esto, sino que también hace que el comportamiento dinámico sea mucho mejor en situaciones de climatología adversa.

Share This