El Suzuki Swift ya es un conocido para nosotros, y es que hemos tenido la oportunidad de probar por doble partida su versión Sport. Hoy queremos enseñaros su versión convencional, para esas personas que buscan un utilitario con un buen equipamiento y un precio de asequible.

La estética exterior del Swift es atractiva, ya que mantiene prácticamente la misma esencia desde su tercera generación que nació en 2004, eso si ahora esta quinta generación del utilitario de la marca nipona solo está disponible con 5 puertas, aunque parezca ser un 3 puertas gracias a que el tirador de las plazas traseras se encuentra escondido.

Se ofrece en dos acabados: GLE y GLX, pudiéndose asociar a dos motores de gasolina, el primero un 1.2 atmosférico de 4 cilindros con 90cv de potencia y el segundo el 1.0 BoosterJet de 111cv, el cual se trata de un motor de 3 cilindros con turbo. Estos propulsores con el acabado más alto GLX, acoplan un sistema microhibrido (SHVS) con el que conseguimos un mejor consumo y la etiqueta ECO de la DGT. Como novedad y exclusividad en este Swift, se puede escoger con una tracción 4x4 AllGrip Auto, única en su segmento, aunque solamente puede unirse al motor 1.2 de 90cv y al acabado más bajo GLE. Este Swift 4x4 pudimos probarlo en Cadiz, cuando probamos toda la gama AllGrip de Suzuki, y os aseguramos que funciona francamente bien.

La estética exterior como os comentaba antes es atractiva, y se diferencia mucho de los rivales de su segmento de otras marcas. Destaca un frontal abombado con unos faros en disposición vertical, que por cierto cuenta con luces de carretera en Led en este acabado GLX, que alumbran genial y aportan un plus de seguridad muy alto en carretera. El parabrisas tiene una forma peculiar, ya que parece que se unen las ventanas laterales con la luna delantera, gracias a la utilización de un pilar A en negro piano y muy vertical. En el lateral destacan unas bonitas llantas de 16” bicolor que conjuntan genial con el color rojo de nuestra unidad, y en la trasera llama la atención los faros en disposición vertical con tecnología led que se extienden por el lateral y el antinieblas trasero en la parte baja central del parachoques trasero.

El Swift se puede escoger en 11 colores distintos de carrocería, incluso varios de ellos son bicolor, para esas personas que quieran darle un toque más juvenil a su Swift.

Adentrándonos en el interior del Swift, notamos la sensación de que cambia poco respecto a su versión Sport. Encontramos un salpicadero y paneles de puerta forrados en plásticos duros, de un aclaje correcto y de una calidad buena, a la vez que notamos que con el paso del tiempo se van a conservar en buen estado. Gracias al acabado más alto (GLX) tenemos un buen equipamiento: llave inteligente, sensor de luces con activación de luces largas automáticas, sistema de infoentretenimiento de 7” con mapas y aplicaciones para Apple y Android, asientos delanteros con calefacción, control crucero adaptativo, aviso del cambio involuntario de carril, aviso de precolisión, lunas traseras ahumadas y climatizador automático entre otros. El puesto de conducción es agradable gracias a que tenemos unos asientos forrados en tela, que sujetan muy bien el cuerpo y cuentan con un gran mullido y calefacción en este acabado más alto. Por el contrario, no se puede bajar mucho la banqueta y en nuestra opinión vamos sentados algo más alto de lo deseado. El volante forrado en cuero y con el típico achatamiento en su parte inferior, se maneja de maravilla. La instrumentación es analógica, y en el centro se encuentra una pantalla TFT de un buen formato, donde podremos revisar parámetros del vehículo como consumos, fuerzas G, ayudas a la conducción y un gráfico de la propulsión MildHybrid entre otros. Únicamente se echa en falta que no podamos ver la velocidad en digital, por lo que nos tocará recurrir a las típicas agujas de toda la vida. Respecto a huecos en estas plazas delanteras, encontramos tanto en las puertas, como delante de la caja de cambios, por lo que no está nada mal.

Las plazas traseras del Swift son espaciosas, contando con que nos encontramos en un utilitario, y es que dos adultos en los laterales viajaran cómodos, gracias a su altura libre al techo y un buen espacio para piernas, por contra el asiento del medio, lo reservaremos para niños o adultos de pequeña estatura y para un viaje corto, debido a que es estrecho y tenemos un túnel de transmisión algo abultado. Por cierto para abrir las puertas de estas plazas traseras, tendremos que buscarlo, debido a que se encuentran escondidas en el pilar C, lo que es un acierto en lo que al diseño exterior se refiere, pero poco funcional para niños ya que se encuentra en una posición algo alta.

El maletero cuenta con una capacidad de 265 litros, ampliables a unos 950 si abatimos la segunda fila de asientos. La boca de carga tiene un escalón muy pronunciado con el piso del maletero y debajo de dicho piso encontramos un kit antipinchazos.

Nos ponemos a los mandos del Swift Hybrid SHVS, y en este caso la unidad que nos ha cedido la marca nipona, monta el motor menos potente, el 1.2 de 90cv. Se trata de un motor de gasolina con 4 cilindros y atmosférico, que mueve francamente bien a este Swift. Y es que su peso es de tan solo 925kg, por lo que es un coche muy ligerito que con un motor de este tipo es más que suficiente para el día a día. Nos entrega 120Nm de par a las 4.400rpm y los 90cv a las 6.000rpm. Asociado a este motor de gasolina, tenemos un motor eléctrico central de 3cv de potencia unido a unas baterías de 0,38Kwh que se encargan de alimentar a dicho motor. El Swift aprovecha la energía de las frenadas e inercias para recargar las baterías del motor eléctrico, y dicho motor eléctrico ayuda al motor de gasolina a empujar más en cuestas y en arrancadas. Gracias a este tipo de propulsión MildHybrid, el Swift consigue la etiqueta ECO y un ligero empuje en salidas, aunque realmente no se nota. Curiosamente este tipo de microhibridaciones siempre van unidas a un cambio manual, que en este caso es de 5 velocidades, por lo que a la hora de conducirlo, sentimos que estamos conduciendo un coche normal y corriente. Este motor de 90cv le gusta jugar en un rango de revoluciones más alto que un motor turbo, y es que en la zona baja del cuentarrevoluciones el motor es perezoso, por lo que nos tocará recurrir mucho al cambio manual, que tiene un tacto de palanca muy agradable y unos recorridos mecánicamente hablando cortitos, para siempre obtener un buen empuje (a 120km/h rodaremos en quinta a 3200rpm). Los consumos son sorprendentes, y es que es prácticamente imposible subir el consumo de los 6 litros, por lo que es un coche económico para usar a diario. La dirección es algo imprecisa, pero con muy asistida y con mucho radio de giro para sentirnos la mar de cómodos maniobrando por las ciudades. Los frenos, logran frenar más que de sobra los menos de 1000kg que pesa este Swift y con un tacto del pedal progresivo. Algo que llama la atención en este Swift, es su esquema de suspensiones, con un tarado más duro de lo habitual en estos vehículos, que hace que por curvas el coche sea ágil, pero que es un ciudad se ve algo afectada, ya que es seca y no filtra del todo bien los baches, por lo que los resaltos, tendremos que pasarlos a una velocidad bajita. Otro punto a mejorar por parte de Suzuki es la insonoridad de su Swift, que es algo inferior, al resto de rivales de su segmento, debido a que en carretera se filtra más ruido de lo deseado al habitáculo, pero sin tampoco ser del todo molesto.

Respecto a ayudas a la conducción a este Swift no le falta prácticamente de nada y es un coche que aporta mucha seguridad tanto al conductor como a todos sus ocupantes. Muestra de ello es que con este acabado GLX, nos incluye hasta control crucero adaptativo y aviso del cambio involuntario de carril. El Swift tiene un precio de partida de 13.670€. Nuestra unidad con el acabado más alto GLX y el motor de 90cv con microhibridación tiene un precio de 16.170€  y si queremos el motor de 111cv tendremos que pagar un suplemento de unos 1.500 euros.

En definitiva, el Swift es un modelo muy interesante de echar el ojo, si realmente necesitas un utilitario, gracias a su sencillez, tecnología y su bajo precio tanto de mantenimiento con este motor de 90cv. El motor de 111cv lo recomendamos si vas a usar tu Swift más en carretera que en ciudad, ya que se moverá con algo mejor de soltura que este de 90cv cuando llevemos el coche muy cargado, aunque como os comentaba antes, el motor de 90cv es más que suficiente para este Swift.

Share This