Opel vuelve a sacar a la luz las siglas GSI para sustituir las de OPC de todos estos anteriores años. Hoy toca ensañaros enseñaros el nuevo Insignia GSI, un modelo que desde hace unas semanas dejó de comercializarse en nuestro país, pero que muy pronto volverá a estar disponible en el mercado español. Se ofrecía hasta hace unos meses con un motor de gasolina turbo con 4 cilindros que rinde 260cv y hasta hace unas semanas solo con el motor diésel de nuestra unidad, el 2.0 biturbo de 210cv. Ambos motores están asociados a un cambio automático de tipo convertidor de par de 8 velocidades y a una tracción integral. Y si, el OPC contaba con un motor V6 turbo de 325cv, con el cual el Insignia OPC en ficha era más rápido que este GSI, pero en Opel nos han demostrado que es 12 segundos más rápido en el circuito de Nurburgring y que ha adelgazado 160kg, por lo que se nota más ágil y más rápido en zonas de curvas. Este Opel Insignia GSI, es la última creación de General Motors en el continente europeo, y es que como ya sabéis en 2017 General Motors vendió a Opel al grupo PSA, por lo que este es el último Opel con plataforma y motores de General Motors.

Exteriormente encontramos bastantes diferencias con un Insignia Grand Sport convencional. Lo primero que llama la atención son sus llantas opcionales de 20” y sus frenos brembo con las pinzas pintada en rojo. Los parachoques tanto delanteros como traseros, también cambian, y ahora se muestran más agresivos y deportivos. En la trasera destaca por un pequeño spoiler que le sienta de perlas y encontramos dos salidas reales de escape a los laterales.

Por cierto el precioso color de nuestra unidad es el gris espacial metalizado, que tan bien le sienta a este versión GSI del Opel Insignia.

En el interior encontramos una calidad de materiales excelente, como ya vimos en el Insignia Grand Sport y Country Tourer. En este GSI el cambio más significante son sus asientos opcionales de tipo Baquets en forma de cobra, con una tapicería en color marrón que le da un aire muy prestigioso a este Insignia. Cuentan con calefacción y ventilación en tres intensidades, masaje y reglajes eléctricos. Esto se debe a que están firmados por AGR y realmente son supercómodos y agarran de delicia el cuerpo. Por lo demás el interior es el mismo que podríamos encontrar en un Insignia convencional. Encontramos una instrumentación mitad digital, mitad analógica, con buenos gráficos y mucha información en ella, un head-Up Display proyectado directamente al parabrisas, un sistema de infoentretenimiento de 8” con navegación y conectividad tanto para Apple y Android y sistema de sonido Bose, en fin encontramos un equipamiento muy amplio en este Insignia.

En las plazas traseras del Insignia GSI sigue destacando la buena calidad de los materiales empleados, con una banqueta forrada en cuero gris, con calefacción en las plazas laterales y salidas de aire para estás plazas traseras. El espacio en las plazas laterales es muy bueno, sobre todo para piernas, aunque para la cabeza, debido a la caída del techo se queda algo más ajustado. Queremos destacar que se va superagusto en ellas y encontramos dos puertos USB para cargar móviles y un apoyabrazos central con dos portabebidas. La plaza central, la dejaremos para niños o adultos de estatura media para un trayecto corto.

El maletero es de apertura manual (siendo de apertura eléctrica en la versión Sports Tourer) y dentro encontramos una capacidad de 490 litros y una boca de carga, que gracias a ser un 5 puertas, es muy cómoda. Abatiendo los asientos traseros llegaremos a los 1450 litros, aunque queda algo de escalón. Debajo del piso del maletero encontramos un kit antipinchazos, ya que en el hueco de la rueda se encuentra el subwoofer del sistema de sonido BOSE.

Al volante del Opel Insignia GSI, nos encontramos con el único motor disponible hasta hace unas semanas, el 2.0 diésel de 4 cilindros con doble turbo que rinde 210cv. Asociado a este bloque tenemos una caja de cambios de 8 velocidades de tipo convertidor de par y a una tracción integral, para conseguir el máximo agarre en la carretera en cualquier situación. Este motor ya lo probamos en el Insignia Country Tourer, y os aseguramos que es una maravilla de motor, gracias a su empuje y consumos. Nos entrega 480Nm de par máximo a tan solo 1.500rpm y alcanza los 210cv a las 4.000rpm, por lo que mueve de maravilla los 1770kg que pesa este Insignia. Es un motor algo ruidoso, pero que gracias al empleo de buenos materiales en el habitáculo, prácticamente no se escucha mucho en el interior. Hemos de aclarar que es algo normal que sea más ruidoso de lo habitual, debido a que tiene una cilindrada muy grande para lo que se estila hoy en día. Respecto a consumos, de media nos marcó el ordenador de abordo 8,3 litros a los 100km, y en ciudad rondaba los 9,8. Es un consumo algo elevado, pero pensando en que tenemos una berlina de grandes dimensiones, con tracción integral, cambio automático y un motor que es más pesado de lo habitual, pues no está nada mal. El paso por curva de este Insignia GSI, es excelente gracias a una tracción integral que funciona de maravilla y aporta mucho agarre al conjunto en curvas. Tenemos 3 modos de conducción en este Insignia GSI, Tour, Normal y Sport, en los que se regula la respuesta del motor, cambio, la dureza de la dirección y la dureza de la suspensión ya que es adaptativa. En el modo Tour por carretera, notamos como este GSI, nos saca su lado más confortable con una suspensión blandita que hace que no notemos ni un bache, y es que realmente este GSI está pensado para hacer muchos kilómetros por carretera, y su lugar ideal sería la Autobahn, ya que es un coche pensado para viajar a gran velocidad. En el modo Sport se nos endurece la suspensión para tener un mejor aplomo a la carretera y mejorar el paso por curva, pero queremos aclarar que no se nota incomoda en su interior. El coche hemos de aclarar que se nota algo pesado, y como os decíamos antes, está pensado para realizar viajes largos a alta velocidad, más que para realizar un tramo de montaña, aunque lo hemos probado y os aseguramos que su paso entre curvas es magnifico y gracias a este motor diésel biturbo, lo pasaremos genial.

El cambio automático de 8 velocidades es de tipo convertidor de par y es una delicia, gracias a su suavidad cambiando marchas y a que tenemos un modo secuencial con levas detrás del volante, para jugar un poco en zona de curvas. Es un cambio, que sin ser todo lo rápido que es un cambio de doble embrague, funciona genial y nos ha dejado un buen sabor de boca. La tracción a las cuatro ruedas la gestiona la propia electrónica y consta de unos embragues en el eje trasero (uno en cada rueda) que va abriendo o cerrando dependiendo de la trayectoria que estemos realizando. Es un sistema que funciona muy bien en este Insignia y que aporta un plus de seguridad muy alto a la hora de circular por zonas de hielo o nieve. En el apartado de los frenos, este GSI equipa unos brembo delante de 4 pistones con unos discos ventilados de 345mm delante y unos frenos traseros de un único pistón, que frenan maravillosamente los 1770kg que pesa este Insignia GSI. No hemos notado en ningún momento fatiga y son unos frenos que aguantan muy bien en un tramo de curvas.

Respecto a ayudas a la conducción a este Opel Insignia GSI no le falta de nada. Encontramos el control crucero adaptativo, aviso del cambio involuntario de carril con corrección de volante, cámaras de 360 grados, los faros Intellilux, sistema de aparcamiento asistido y aviso de ángulo muerto entre otros.

En el apartado de las luces este Insignia GSI cuenta con toda la iluminación en Led en su interior. Exteriormente equipa los maravillosos faros full led matriciales Intellilux de Opel que cuentan con 16 leds por faro gestionando de maravilla las luces de carretera en las carreteras y noches más oscuras. Si quieres adquirir ahora mismo un Insignia GSI, tendrás que buscar en páginas de segundamano o en Opel-ocasión.es puedes adquirir el tuyo con precios que rondan los 31.000 euros.

Share This