El mercado SUV cada día crece más y más, pero hace tiempo que ya nos olvidamos de los antiguos SUV puros, que realmente eran vehículos todoterreno al uso del 4×4. En esta prueba tenemos con nosotros uno de estos ejemplos que aún mantienen esa esencia off road sin dejar de lado la comodidady además con etiqueta ECO.

El Subaru Forester es el SUV del segmento C de la marca nipona. Mide 4,61M de largo, 1,79 de ancho y 1,73 de alto. Se ofrece en 3 acabados, Sport, Sport Plus, Executive y Executive Plus, y con 2 motorizaciones gasolina: el 2.0 atmosférico de 150cv y el 2.0 turbo de 241cv. Ambos se ofrecen únicamente con cambio automático Lineartronic variador continuo y con tracción Symmetrical AWD. La versión GLP se puede escoger sólamente con el motor atmosférico, y esa es la versión que vamos a probar en esta unidad del Forester con acabado Executive que tenemos entre manos.

Este Subaru Forester realmente está casi al final de su vida comercial, ya que ha sido presentado recientemente su próximo restyling que llegara al mercado muy pronto y que ya admite pedidos. Entre sus novedades destaca la incorporación de la versión híbrida llamada e-boxer, por lo que nos deja ver que Subaru ya tiene lista la hibridación de sus modelos. El XV será también el próximo en recibir esta hibridación. Sin embargo, este Forester es una buena opción si buscas un SUV a un buen precio, con versión GLP y su correspondiente etiqueta ECO, y, sobre todo, con una de las mejores tracciones integrales del mercado. En el apartado de luces, este Forester dispone de faros LED con una buena intensidad y tonalidad.

En el interior encontramos un habitáculo muy amplio y confortable, aunque quizás algo anticuado. Pero eso no es un problema, ya que en unos meses tendremos entre nosotros a la nueva actualización. Materiales correctos con buen anclaje y sistemas multimedia que cumplen con la navegación y  con cámarasde visión trasera entre otros detalles de este interior. Destacamos en este acabado Executive los asientos de cuero con reglajes eléctricos en el caso del piloto y con calefacción en ambos. El techo panorámico practicable le da una buena sensación de amplitud.

En las plazas traseras encontramos la misma calidad de materiales, pero lo que más destaca es la gran altura y espacio para piernas del que gozan los pasajeros. Sin duda es un vehículo ideal para viajes largos en cuanto a comodidad y espacio se refiere. Un “pero” que le tenemos que asignar es que no hay salidas del aire acondicionado.

el maletero es de apertura eléctrica (y algo lenta) y dentro encontramos 505L de capacidad ampliables hasta los 1564L en caso de abatir los asientos traseros. No disponemos de rueda de repuesto ya que el depósito del GLP ocupa el espacio de dicha rueda, por lo que tenemos kit antipinchazos.

 

En marcha notamos una gran suavidad y confort en su conducción, si bien en esta versión con motor 2.0i de 150cv no nos da sensación de explosividad ni gran potencia. Es un motor que mueve correctamente los 1620kg que pesa esta unidad, y donde se le ve más resuelto es en terrenos off road. Si se necesita algo más picante, la versión turboalimentada será mejor elección. La caja de cambios CVT Lineartronic es muy lineal y suave, aunque en seguida se revoluciona en exceso si le exigimos más potencia (algo obvio en un cambio CVT) pero podremos activar un modo secuencial en el que entrarán en juego las levas y unas marchas ficticias creadas por la electrónica del coche.

El consumo es alto, ya que es dificil rebajarlo de 9’5L en ciclo mixto. Es un detalle negativo que podemos solventar gracias al GLP, con un menor coste. Gracias a esta variante también disponemos de mayor autonomía y de etiqueta ECO además de sus correspondientes ventajas fiscales.

El resto de características son positivas, con una dirección intermedia y unas suspensiones firmes pero suaves contra baches y badenes. Los frenos son bastante eficaces y los notamos perfectos para este SUV con tracción integral. Como aspecto positivo debemos hacer mención especial al EyeSight, un conjunto de ayudas a la conducción que harán más segura la conducción de este SUV. Entre estas ayudas encontramos aviso de ángulo muerto, control crucero adaptativo, aviso de precolisión, aviso de tráfico cruzado, aviso de cambio involuntario de carril con corrección de volante…

Como buen Subaru, no podíamos dejar escapar la oportunidad de realizar un test off road y comprobar si en este Forester también se cumple la regla del gran funcionamiento de la Symmetrical AWD.
Sus cotas son muy positivas, gracias a una altura libre al suelo de 22cm, angulo de ataque de 25º, ventral de 23º y de salida de 26º. Al igual que otros modelos de Subaru como el XV, este Forester también dispone del X-Mode, que nos proporcionará más tracción en zonas de baja adherencia o de gran dificultad, como pendientes muy pronunciadas, además de incorporarnos la ayuda al descenso de pendientes. Debido al clima seco que estamos teniendo estos días no hemos podido probarlo en terrenos embarrados, pero en las pistas normales se desenvuelve perfectamente, incluso a altas velocidades gracias a su altura libre y a sus suspensiones firmes. En cuestas, se nota que la tracción y el Lineartronic trabajan muy bien, pero este gran trabajo se ve limitado en gran parte a los neumáticos que monta, que no son especificos de tierra. Aun así, es impresionante la gran labor que realiza este SUV fuera de asfalto.

Los precios parten desde los 25.400 euros. Nuestra unidad de pruebas GLP y acabado Executive está en torno a los 32.900 euros. No te pierdas la videoprueba y el test off road que hemos preparado:

Share This