El Volkswagen Polo GTI es la versión más deportiva y radical del urbanita de la marca alemana. Se trata de un Polo con mejoras en su chasis, suspensión, dirección, motor… en conclusión, que se le han realizado una serie de cambios para esas personas que buscan un Polo más exclusivo y deportivo. Exteriormente las diferencias son pocas en comparación con un Polo convencional, incluso podríamos llegar a confundirlo con un Polo con el paquete exterior R Line, por lo que dicho Polo que es perfecto para ese público que quiere pasar desapercibido. Los cambios más significativos, son los detalles en rojo en la parrilla delantera que se introduce en estos faros full Led, los detalles en negro piano en la zona baja del parachoques y las llantas opcionales de 18” de diseño Brescia (450 euros), heredadas directamente del Golf GTI. Llama también la atención los detalles GTI en las aletas delanteras, al puro estilo Golf GTI Performance, y en la trasera encontramos las siglas GTI únicamente, un pequeño Spoiler y un difusor que nos saca a relucir dos salidas de escape en un lateral que tienen un sonido prodigioso.

Y es que debajo del capó encontramos un bloque de 2 litros turbo de 4 cilindros que rinde 200cv de potencia, el cual declara unas buenas prestaciones. Y es que el 0 a 100 lo consigue en 6,7 segundos y su velocidad máxima es de 237kmh. Podemos escoger este Polo GTI con caja de cambios manual de 6 velocidades o una automática DSG6. La caja de cambio automática tiene un sobre coste de unos 1700 euros.

Adentrándonos en el interior, la primera impresión que da, es de tener un habitáculo con una calidad de materiales excelente para encontrarnos en un segmento B, y es que el Polo destaca entre sus rivales. El diseño del salpicadero está muy a la última con detalles en rojo mate, dándole un toque muy juvenil al GTI. Respecto a tecnología encontramos completamente de serie una instrumentación Digital Cockpit con abundante información y un sistema de infoentretenimiento de 8” con conectividad para todo tipo de teléfonos y en este caso nuestra unidad monta la navegación, un extra que cuesta 810 euros, pero que merece la pena de instalar, ya que podremos ver la navegación en el Digital Cockpit también. Podremos instalar una cámara de visión trasera por 285 euros, que vendrá genial en el día a día al aparcar. El Polo GTI incluye de serie un climatizador bizona, modos de conducción ( con suspensión adaptativa), control crucero adaptativo con Stop&Go, sensor de luces y lluvia y faros Full Led entre otros. En opción podremos instalar un techo solar corredizo (915 euros), carga por inducción para móviles (120 euros), abatido eléctrico de los espejos (175 euros), acceso y arranque sin llave (615 euros) y un sistema de sonido Beats que nos incluye 6 altavoces y subwoofer en el maletero que nos ofrece 300W de potencia para que disfrutemos de la música en todo momento en este Polo GTI.

Los asientos de tela de un diseño típico de los GTI de Volkswagen son cómodos y recogen correctamente nuestro cuerpo en curva. Pueden equipar calefacción por 335 euros. Respecto a huecos en estas plazas delanteras, encontramos unos medianos en las puertas, uno delante de la caja de cambios para depositar el móvil, cartera o llaves y otro dentro del apoyabrazos central, con un hueco pequeño, pero perfecto para una cartera. En el Polo GTI encontramos un freno de mano manual, debido a que con la plataforma MQB A0 del grupo Volkswagen, únicamente se puede montar un freno de mano de toda la vida, en plataformas más largas, como sería el Golf, contaríamos con freno de mano eléctrico.

Las plazas traseras del Polo GTI, tienen un espacio muy bueno para encontrarnos en el segmento de los urbanos, con un espacio perfecto en las plazas laterales, y dejando la plaza del medio para una emergencia o niño, debido a que es estrecha y cuenta con un túnel de transmisión abultado. La banqueta sigue con el diseño de las plazas delanteras, forrada en tela, con un mullido algo duro pero confortable.

El maletero del Polo GTI pierde 50 litros en comparación con un Polo convencional, debido a que la batería se encuentra debajo del piso del mismo, ya que en el vano motor no hay más hueco debido a las grandes dimensiones de este 2.0 TSI de 200cv. La capacidad es de unos 305 litros, que sigue siendo de los mejores del segmento y abatiendo los asientos traseros, llegaremos hasta los 1070 litros. Otra de las cosas que perdemos en este Polo GTI es el doble fondo del maletero que si tiene un Polo convencional.

A la hora de ponernos a los mandos del Polo GTI lo primero que notamos es que su motor de 2 litros y 200cv, tiene una patada a bajos y medios bestial, al igual que en altos. Y es que es único en su segmento y raro de ver, que un deportivo de bolsillo de una marca generalista, monte un propulsor con una cilindrada tan grande con 4 cilindros. Esto tiene sus ventajas y desventajas. Las ventajas son claras, el motor está muy lleno en todo el régimen de vueltas, el sonido es precioso, se nota muy suave, tenemos un Polo GTI con el motor de un Golf GTI. La única desventaja que puede tener es que a la hora de pagar seguros y numeritos, el precio sea más elevado que otro deportivo de bolsillo con menor cilindrada, algo que al comprador de un GTI, no pensamos que le vaya a ser un problema. Pero hablemos más en profundidad de este motor, y es que nos entrega 320Nm de par máximo desde las 1.500rpm hasta las 4.400, y de las 4.400 a las 6.000rpm los 200cv. Es un bloque motor de hierro con culata de aluminio, doble árbol de levas, turbo de inyección directa e indirecta. Asociado a este podremos optar por la caja manual de 6 velocidades, o la automática DSG6 de nuestra unidad. La caja de cambios DSG6 es perfecta para este Polo GTI. Se trata de una caja de doble embrague con un escalonamiento entre marcha y marcha excelente, con un tacto muy preciso y que realiza los cambios de marcha de manera muy rápida. Para poder disfrutar de ella tendremos que pagar un sobreprecio de 1700 euros, pero nosotros sin duda la recomendamos de montar, ya que el conjunto es bestial y nos ofrece unas buenas sensaciones al volante.

Los consumos son realmente bajos, algo que sorprende debido al motor tan grande que equipa. En carretera tan solo consume unos 6.3 litros, aunque en ciudad se nos puede ir hasta los 8 litros. En nuestra prueba de 700km este Polo GTI, nos marcó de media 7.4 litros, un consumo que realmente no está nada mal.

Este Polo GTI incluye modos de conducción para adaptarlo en todo momento a nuestro gusto. Con estos modos de conducción podremos modificar la dureza de la dirección, suspensión, la entrega de potencia del motor y lo mejor de todo, es que podremos tener un sonido del escape más fino o más ruidoso, aunque hemos de deciros que como buen GTI desde el modo Eco, algún que otro petardo si que tira este Polo GTI. Se desmarca de sus rivales (Ford Fiesta ST, Renault Clio RS…) en el día a día, gracias a que el confort de marcha es excelente y en sus modos más sencillos, este GTI es muy apto para moverlo todos los días sin dejarnos la espalda. Y es que la suspensión filtra muy bien los baches hasta el modo Sport, donde la suspensión se endurece, pero sigue siendo confortable. La dirección tiene un tacto correcto, aunque en el modo Sport podría tener una tacto más durito y preciso. Los frenos son correctos para frenar los 1300kg que pesa este GTI, siendo de 1 pistón tanto delante (310mm) como detrás (270mm). Este Polo GTI equipa un simulador que imita a un diferencial autoblocante, sin ser tan efectivo pero que no trabaja mal. En conclusión el paso por curva de este GTI es bueno, y nos sacará muchas sonrisas entre curva y curva, y lo mejor de todo es que su escape suena fenomenal y al cambiar de marcha, se escuchan unos petardeaos que enamora a cualquiera.

Respecto a las ayudas a la conducción, el Polo GTI cuenta con control crucero adaptativo, aviso de precolisión con frenada de emergencia y el sistema Exit Assist que hace que al salir de un aparcamiento con poca visibilidad, si pasa un coche por detrás de nosotros sin darnos cuenta, el coche frena automáticamente. Lo que si echamos en falta, es que ni en opción exista el aviso del cambio involuntario de carril o el control de ángulo muerto.

 

En el apartado de las luces, el Polo GTI incluye de serie faros delanteros full led que iluminan la carretera genial y le aportan una estética más lujosa. En el interior quiere desmarcarse de sus rivales y nos incluye luz ambiental. El Polo GTI parte desde los 25.300 euros, aunque nuestra unidad con los extras citados anteriormente tiene un precio de tarifa de unos 30.000 euros.

En conclusión el Polo GTI tiene un precio de tarifa algo elevado, pero también hay que pensar que nos estamos llevando un Polo GTI con el motor de un Golf GTI, que la calidad de rodadura y de materiales es excelente, que el espacio interior es de los mejores de su segmento y que es verdad que sus rivales en circuito son más efectivos, pero también hay que pensar que para el día a día con este GTI realizaremos km con mucha más confortabilidad (y es que realmente pasamos mucho más tiempo en carretera que en circuito).

Share This